terça-feira, 21 de outubro de 2008

Cambio: una dirección para seguir





Los contextos organizacionales se han convertido en situaciones momentáneas para el tiempo de la existencia de los productos, de las ideas, de los procedimientos y de los equipos. Como una comedia temporal que rapidamente se convierte en tristeza, aquel que hoy hace reir a un rey, mañana puede ser decapitado.
La comunicación organizacional se inserta en este bipolarismo que, en este cuestionable hecho, apoya un sistema en turbulencia. Los comunicólogos tienen que hacer creer, pero también es necesaria la creación de la incredulidad al día siguiente. Hay una línea tenue entre la consonancia y la disonancia. Existe una proximidad de las técnicas de manipulación de la opinión del público interno y la información sometida al departamento de finanzas.
La cultura y la comunicación se convertieran en datos supuestamente controlados. Esta pretensión es capaz de generar las angustias en el trabajo, pues cuando ambas no respetan sus funciones, el empleado sabe poco de los planes de las organizaciones y a menudo, vive con la dualidad y conflictos entre el ver y el oír. Las normas en muchas instituciones están cargadas de amoralidad, de inmoralidad y de irrelevancia, a pesar de esto, todos deben cumplir con el papel definido en las responsabilidades del cargo cuándo la organización asegura "respetar" la cultura.
En consecuencia de la complejidad presentada, el objetivo de este artículo es desarrollar un análisis crítico del constante proceso de cambio en las organizaciones y el papel de la comunicación y la cultura. Investigaremos en la bibliografía la interdependencia entre la comunicación y la cultura para proponer una reflexión sobre su papel en el desarrollo de una organización o una sociedad. (...) Autor: Renato Dias Baptista. Artículo completo: Cultura: la clave para la transición organizacional; en la Revista Punto Cero, 2008 . Fotografía: El camino: rdbapt